Nebulosa planetaria del reloj de arenaAstronomía Moderna


Sitio en construcción

Sobre la Astronomía
  - La actividad astronómica
- La Astronomía en Argentina
- La Astronomía de todos los días

 

El Universo de Estudio
  - El universo conocido
- El cielo visible
- El calendario

 

El sistema solar
  - Descripción general
- Las leyes de Kepler
- Perturbaciones
- Nuestro sistema planetario
- Descripción de los Planetas
- Mercurio
- Venus
- Tierra
- Marte
- Plutón
- Júpiter
- Saturno
- Urano y Neptuno
- Los satélites naturales
- La Luna
- Los asteroides
- Los cometas
- Meteoros
- Eclipses

 

Estrellas
  - Las constelaciones
- Distancia a las estrellas
- Movimiento de las estrellas
- Definición de estrella
- Estructura estelar
- Composición
- El Sol
- La atmósfera solar
- Evolución de las estrellas
- Púlsares
- Los agujeros negros
- Las estrellas variables
- Sistemas estelares
- Gas y polvo interestelares
- La Vía Láctea

 

Galaxias
  - Definición y distribución
- Morfología de las galaxias
- Las galaxias activas
- Corrimiento al rojo
- Las galaxias interactuantes
- Supercúmulos de galaxias
- Canibalismo galáctico
- Corriente de galaxias
- Las radiogalaxias
- Los quásares
- Las lentes gravitatorias

 

Apuntes de cosmología
  - Principios cosmológicos
- Después del Big Bang
- Materia oscura

 

Cronología de la exploración del Universo
  - Cronología

 

Bibliografía
  - Bibliografía
- Léxico

 

Links
  -La foto astronómica del día (inglés)
-Reloj Astronómico


Ultima actualización: 09/03/2012

 

Los cometas



Estos astros aparecen repentinamente y sólo algunos pocos son visibles a simple vista mostrando colas notables y llamativas.

El más famoso de todos es el cometa Halley, que aparece cada 76 años. Este cometa lleva su nombre por el astrónomo E. Halley, quien pudo verificar que sus apariciones eran periódicas a partir de registros de observación anteriores; Halley había observado "su" cometa en 1682 y predijo su retorno para 1758.

Ha sido posible determinar que la observación más antigua conocida del cometa Halley es del año 467 AC. Su último pasaje por las cercanías del Sol se produjo en febrero de 1986 y el próximo se producirá en el año 2062.

Todos los cometas forman parte del Sistema Solar, y algunos de ellos describen órbitas elípticas tan elongadas que sus períodos de revolución son muy largos: decenas o cientos de años.

Cada año se observan de una a dos docenas de cometas pasando por las cercanías del Sol; sin embargo, aún en esas condiciones de proximidad, sólo ocasionalmente un cometa llega a ser tan brillante como para ser observado a simple vista, sin la ayuda de un telescopio.

Un cometa está constituido de una región brillante y pequeña, de unos pocos kilómetros de diámetro, denominada "cabeza del cometa". En ella se halla una zona central (núcleo); que contiene elementos congelados, entre los cuales el más abundante parece ser hielo (de agua), dióxido de carbono y monóxido de carbono, y quizás algo de metano y amoníaco.

Distribuidas entre las moléculas de la cabeza del cometa hay partículas de polvo, y por esta razón se dice que el núcleo es una bola sucia de hielo.

A grandes distancias del Sol el cometa se halla inactivo y sólo refleja la luz solar; pero cuando en su trayectoria se aproxima al Sol, el material del núcleo se calienta y es disociado por la radiación solar.

De modo espectacular, de la cabellera emergen, empujadas por la intensa radiación solar, dos "colas" tenues y brillantes: una de gas y otra de polvo, extendiéndose millones de kilómetros. Los astrónomos sugieren que los cometas retienen, en forma de hielo y polvo, la composición de la nebulosa primitiva con que se formó el Sistema Solar y de la cual se condensaron luego los planetas y sus lunas. Por esta razón el estudio de los cometas puede dar indicios de las características de aquella nube primordial.




Página Principal



© Copyright 2000/2001 A. Feinstein, H. Tignanelli, C. Feinstein Astronomia-Moderna.com.ar.